Compartir
“A pedile a mi Dios”, es el resultado de la fricción entre el respeto a la tradición y el impulso simultáneo a transgredirla. En un sentido primario Porrock, es Porro con Rock, pero en un sentido trascendental es lo ancestral conviviendo con lo inimaginable, es el bullerengue del futuro.

Las guitarras eléctricas, teclados y programaciones, rodeando el golpe de los tambores y las palmas, Adriana Lucía, con su voz siempre emotiva y evocadora, canta un lamento, un coro de cantadoras responde y eleva al cielo una petición, un dolor que necesita volverse un canto para sanar; con su sello inconfundible como escritora que no le teme a los temas poco explorados, profundos y como artista que tiene como paradigma principal una sinceridad implacable.
 
El vídeo dirigido por el director francés “French”, rodado en Puerto Escondido, un lugar oculto en el caribe, bañado por el mar, cuna del bullerengue.
 
Participan las agrupaciones musicales: Pa vende, Chenchebulle, Voces y tambores del mañana, Fakelevo, Somos Caribe, Orgullo de arbolete, Cumbeye y Dinastía bullerenguera.
 
El videoclip es una exaltación a nuestras raíces, a nuestra cultura danzaría y a nuestras potentes voces; es una muestra de amor y respeto al pasado y una apuesta al futuro.
 Escucha la canción en todas las plataformas digitales: http://smarturl.it/ALAPedile

 

Si quieres saber más sobre el Bullerengue:
El bullerengue, es uno de los bailes cantaos del caribe colombiano; es un ritmo cadencioso, con un golpe reposado. El bullerengue asentaó, es el más próximo antecedente del Porro, pero es mucho más cadencioso, más lento, más ritual que fiestero.
En el Baile Cantao, la mujer tiene un papel fundamental, es la columna vertebral, la dadora de vida, la que forma, cría y canta.
La voz es el instrumento principal, es un espacio de libertad donde las cantadoras acompañadas de palmas y tambores sanaban las penas cantando.
El tambor alegre es el instrumento dominante. La mujer le baila al tambor y el con su repique consigue que ella saque todo su repertorio y destreza en el baile.
La falda insinúa las partes de la mujer que dan vida: los senos, el vientre y las caderas. El bailador entra para tratar de robar la atención de la bailadora y sacarla del tambor, para poderla conquistar.
Instagram: AdrianaLucia
Twitter: AdrianaLucia
FanPage: AdrianaLuciaMusic
YouTube: AdrianaLuciaMusic
*Comunicado de prensa

 

Compartir
Artículo anteriorLa danza que mejora su productividad: Trisaltatio
Artículo siguienteHoy: tercera edición de Sónar Bogotá

Comunicadora Social y Periodista.
Experiencia en monitoreo de medios y análisis de información, free press y publicidad; consecución y seguimiento de espacios free press para lanzamientos o posicionamiento de las marcas; periodista de música y entretenimiento, Community Manager Jr.

Dejar una respuesta