Compartir

Ballet Folclórico Colombiano 50 AñosEl Ballet Folclórico Colombiano cumple  50 años de actividad artística y para celebrarlo en el mes de octubre tendrá una función de gala no solo para rendir homenaje a su fundadora y directora,  Ligia de Granados, sino  que aprovechará la ocasión para estrenar su nuevo espectáculo “Rasgos y Colores del Mestizaje”. El  evento tendrá lugar próximo 17 de octubre, a las 7 de la noche,  en el Teatro Patria de la ciudad de Bogotá, en donde  más de 40 artistas en escena entre bailarines, músicos, cantantes y técnicos unirán sus talentos para esta magna celebración.

Boletas: $60.000 y $70.000 en Tu Boleta.

El Ballet Folclórico Colombiano se creó oficialmente en 1965, como respuesta a una necesidad de contribuir, desde lo privado, con la preservación del folclore colombiano mediante programas de investigación, formación, proyección y divulgación de las danzas tradicionales Colombianas.

 A través,  de su amplia trayectoria, el Ballet ha llevado el mensaje cultural de Colombia a países del mundo, tales como: EUROPA: Francia, Alemania, Holanda, Bélgica, Checoeslovaquia, Polonia, Rumania, Bulgaria, Yugoeslavia, la Antigua Unión Soviética; ASIARepública Popular de China, Tailandia, Malasia e India, NORTE Y CENTRO AMERICA: Estados Unidos, México, Costa Rica, SUR AMERICA: Ecuador, Perú. Y Venezuela, países donde se les ha aplaudido y reconocido como uno de los grupos más importantes de América Latina.

 

RASGOS Y COLORES DEL MESTIZAJE

 En un solo acto que dura aproximadamente  dos horas, “Rasgos y Colores del Mestizaje”, nos muestra desde nuestros orígenes, hasta la colonización, con un recorrido inmerso en toda nuestra cultura enraizada por las influencia de los pueblos que  marcaron nuestras raíces. La tierra estaba despoblada de hombres. Entonces, en el helado páramo de Iguaque, de las aguas transparentes de la laguna una hermosa mujer emergió con un niño entre sus brazos. Juntos bajaron de la sierra, al llano, recorrieron selvas, ríos y cañadas. Cuando el muchacho tuvo edad de procrear se unieron y por la fertilidad de Furochagua poblaron la tierra. Los pueblos indios crecieron en conocimiento, vivienda, alimento, organizaron su sociedad, fueron a la guerra y adoraron sus dioses.

Pasados los siglos, el nuevo mundo se ve interrumpida por galopes de caballos, sonidos tintineantes de arneses y espadas, así se ve interrumpida el pueblo indio, por el español. El arco y la fecha sucumben ante el invasor, los dioses del aborigen se rindieron ante el Dios de los cristianos y se produce nuestro mestizaje biológico y cultural.

AFRICA EN EL NUEVO MUNDO

Cazado en su tierra la corona reinante trae africanos esclavizados, para cubrir al indio cansado de las duras faenas de minería y construcción de grandes haciendas. Llegaron armados de sus saberes, su música y sus costumbres que trasladaron a su nueva patria.

El español trae su música, sus danzas, contradanzas y mazurcas, el indio y el negro observan aprenden y remedan a su amo.

MESTIZAJE

Llegado el tiempo de la colonia los campesinos salen a vender sus productos, ofrendar al santo de su devoción y danzar al ritmo de bambucos y guabinas.

Los Llanos Orientales uno de los pueblos de mayor influencia de la España conquistadora y sentimientos libertarios, su fuerza en la amansada de potros se ve reflejado en sus bailes y zapateados.

  

LIGIA DE GRANADOS SU DIRECTORA

 Lleva 50 años trabajando arduamente por la recuperación, promoción y fomento de nuestra cultura, al frente del Ballet Folclórico Colombiano. Es bailarina, maestra, coreógrafa, directora y difusora del acervo dancístico de Colombia durante medio siglo, su vida y obra se enmarcan en una lucha continua y fatigante por defender, proyectar, y difundir el patrimonio cultural e inmaterial colombiano, desde la perspectiva de la danza y la música folclóricas, incorporando a las expresiones vernáculas elementos que mejoran su visibilidad y aportando a la danza tradicional popular nuevos criterios para su puesta en escena sin menoscabar la constante cultural que identifica a los grupos humanos que les dieron vida a las regiones de donde son características.

Nacida en El Espinal, Tolima, Ligia de Granados ingresa, en 1957 como alumna de los folclorólogos Jacinto Jaramillo y Guillermo Abadía Morales. Posteriormente hace parte del elenco del Ballet Cordillera que dirigiera el mismo Jaramillo y luego ingresa al Ballet de Delia Zapata Olivilla.

 

Con sus experiencias anteriores, funda en 1965 el BALLET FOLCLÓRICO COLOMBIANO desempeñando una gran labor difusora de las danzas regionales del país en los más variados escenarios colombianos y teatros como el Colón, Jorge Eliecer Gaitán y Colsubsidio entre otros, teatros regionales, televisión y tablados populares, ferias y fiestas regionales del país y las muestras más importantes a nivel internacional.

En 1978, la maestra incursiona en los escenarios internacionales y el BALLET FOLCLÓRICO COLOMBIANO viaja y se presenta en Los Ángeles y San Francisco en los Estados Unidos. En 1980 participa en la Olimpiada Cultural que paralelamente a los Juegos Olímpicos de Moscú se realizó en la Antigua Unión Soviética visitando 15 países y realizando 42 funciones. Así dio inicio a un largo camino llevando a los más diversos países de tres continentes, América, Europa y Asia el mensaje artístico y cultural de Colombia.

Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Rusia, China, India, Tailandia y dieciséis países más han recibido a Ligia y su BALLET FOLCLÓRICO COLOMBIANO, la prensa hablada y escrita lo han catalogado como el mejor Ballet de Latinoamérica, innumerables reconocimientos le han hecho las entidades culturales de los países visitados, otorgándole trofeos, pergaminos y condecoraciones que avalan la calidad artística y cultural de su trabajo y de sus espectáculos.

*Comunicado de prensa

Dejar una respuesta