Compartir

El grupo Móvil, bajo la dirección de César “Coco” Badillo, las actuaciones de Liliana Montaña, Felipe Vergara, Santiago Londoño y la música de Vladimir Giraldo, presenta en cuatro únicas funciones del 9 al 12 de noviembre, Noche Oscura Lugar Tranquilo, de Enrique Lozano. Obra ganadora de la Beca para el montaje de dramaturgias colombianas del Ministerio de Cultura 2017 y del Premio Nacional de Dramaturgia 2015.  

NOCHE OSCURA LUGAR TRANQUILO
9, 10 y 11 de noviembre 8:00pm
Domingo 12 de noviembre, 6:00pm
Lugar: Teatro La Candelaria, Calle 12 No. 2-59. Bogotá.
Bono de apoyo: $24.000 general $12.000 estudiantes y adultos mayores. Teléfonos: 2814814 – 2863715.

 

Noche Oscura Lugar Tranquilo inventa un mundo teatral, poético y diverso, a los espectadores, que representa el problema de una generación: el dolor profundo de la pérdida de las certezas, de la desconexión con la identidad nacional y de la ruptura de las estructuras tradicionales (familiares, políticas y sociales). La noche oscura que soterradamente describe la obra, se refiere a la crisis espiritual, al derrumbe de los grandes relatos, y por ende, al sumergimiento en la duda.

En ella, tres personajes intentan sobreponerse a esta noche oscura, a través de una búsqueda espiritual o mística, como la que atravesó San juan de la Cruz, en la Subida del Monte Carmelo, que hizo parte de la inspiración del autor. Durante la noche oscura, en la que transcurre la historia, los personajes intentan encontrar una salida a la crisis, para no terminar en el  abismo: Ignacio, tiene la esperanza de encontrar la solución a su vacío interior huyendo; Magda, denuncia un vacío de la existencia y una situación de desesperanza porque no se puede volver a empezar; Manuel intenta aferrarse a la idea de haber atravesado la noche y de encontrarse ya del otro lado; durante esa noche, donde siempre son la tres de la mañana, quizás aparezcan los ovnis.

La obra aborda inquietudes propias de una Colombia contemporánea, mientras se desarrolla en medio de una aparente cotidianidad que irá develando miedos, frustraciones y culpas ocultas en una psique colectiva. Enmarcada en una escenografía minimalista nos lleva a un espacio que parece estar en ninguna parte y que a la vez podría ser cualquier pueblo colombiano.

“Como director tuve la oportunidad de llevar a cabo, la lectura de la obra como parte de la socialización de dicho Premio. Al leerla sentí el potencial escénico del texto y la necesidad de llevarlo a escena, la obra deja traslucir que, en nuestro país, las crisis del ámbito doméstico están imbricadas indisolublemente con un desgarramiento de las estructuras, que afecta a los colombianos en todos los niveles; además es un texto sólido, inspirador y lleno de posibilidades creativas.”  Afirma el director.

 

*Comunicado de prensa

Dejar una respuesta