Compartir

Pablo Restrepo, director creativo de Paloma y Angostura creció entre China, Francia y Estados Unidos y finalmente llegó a Inglaterra, donde empezó a construir un interés especial por el tema de la identidad, lo ecléctico y las tradiciones.

Paloma y Angostura es el producto de una búsqueda intensa de Pablo para encontrar narrativas locales con resonancia global. Una marca de moda que mezcla lo que somos con lo mejor que ofrece el mundo, donde los materiales y quienes los intervienen son protagonistas. Una marca colombiana que enfoca sus colecciones en el trabajo de comunidades indígenas y las involucra de inicio a fin.

Así nace Definitivamente, una colección que viajó de Bogotá al Mónaco Fashion Week para ser presentada en la pasarela Presente Ancestral donde se resaltan los valores artesanales de las comunidades indígenas latinoamericanas, de la mano de la marca de ginebra Tanqueray, inspirada en la creatividad que surge de mezclar lo que somos con lo mejor que ofrecen las tendencias del mundo.

La colección cuenta con 12 looks creados con atención a cada detalle del proceso, reconociendo las historias dolorosas de las comunidades convertidas en resiliencia.

“Definitivamente es una colección donde cada puntada es un pensamiento inspirado en gigantes; las tejedoras de San Jacinto son un patrimonio histórico del país, conformado por mujeres reconocidas por el colorido del trabajo del telar vertical. La comunidad Kankuama es una de cuatro comunidades de la sierra nevada de Santa Marta que teje mochilas de colores naturales con la fibra que se extrae del maguey. Sus diseños son concebidos en sueños y en las largas caminatas por La Sierra y finalmente, las tejedoras de Mampuján, son un símbolo de resiliencia ante los horrores del conflicto en Colombia- Dijo Pablo- Esta asociación de mujeres es reconocida en el país por sus tejidos en tapices que relatan sus vidas y la memoria de sus tierras”.

*Comunicado de prensa

Dejar una respuesta