Compartir

El encierro de Lucifer y el nacimiento de su hijo arrojan nuevos desafíos para los hermanos Winchester en su lucha del bien contra el mal. Estreno decimotercera temporada: el domingo 15 de octubre, a las 22.00 (ARG / COL / CHI / MEX /VEN) horas.

Para los hermanos Winchester salir de cacería no implica recorrer bosques buscando incautas presas en una jornada de distensión. Cuando ellos están en terreno se mueven en un escenario del que cualquiera saldría corriendo a la más mínima sugerencia de situaciones paranormales. En este mundo hay espectros malvados, diabólicos, seres monstruosos, ángeles caídos, bastardos inescrupulosos y toda clase de entes que tienen poderes, proyectan arsenales de pirotecnias y conjuros propios de cualquier película de terror. Pero para Sam y Dean esto es como salir de día de campo con una cesta llena de comida y tener tiempo para dormir una siesta junto al río. Su objetivo es dar caza a todo tipo de seres repulsivos, malignos, perversos, inhumanos, feroces, siniestros y bestiales. Y la verdad es que tienen mucho talento.

El nacimiento del hijo de Lucifer marcó el final de la temporada anterior, que brindó una de sus batallas más épicas. Tras comenzar el parto se creó una brecha en el tiempo y el espacio que podía servir para encerrar a Lucifer, ya que se trataba de un desolador lugar en la que batallan ángeles y demonios. Para
esto Dean, Sam y Crowley planearon una trampa para que el malvado enemigo cruzara el portal, donde se encargarían de encerrarlo con un conjuro. Este hechizo implicaba el sacrificio de una vida humana. Lo que no sospechaban los Winchester era que el mismo Crowley tomaría ese camino.

Mientras esto sucedía, Castiel ingresó al mundo alterno para asegurar el confinamiento de Lucifer y salvar a los hermanos. De regreso a la realidad, Dean y Sam lograron ver cómo salía Castiel, justo en el instante que Lucifer, que también alcanzó a escapar, lo asesinaba por la espalda. En ese momento apareció Mary, la madre de los muchachos, quien empujó nuevamente al demonio hacia el portal, pero el diablo la arrastró con ella en el momento en que la brecha se cerró. Tras este shock inicial, los Winchester fueron a la cabaña donde Kelly, ya muerta, acababa de dar a luz a Jack, el hijo de Lucifer. Pero no se encontraron con un bebé, sino con un niño crecido que les devolvió una siniestra sonrisa.

La decimotercera temporada de Supernatural tendrá a los hermanos Dean y Sam Winchester en duras batallas contra todo tipo de demonios, mientras se resuelven algunas dudas que quedaron planteadas en la temporada 12. Como el destino de Lucifer, que encerrado en un mundo alterno podría beneficiarse del seguro deseo de los hermanos por rescatar a su madre. Una acción lógica que podría tener un daño colateral. El posible regreso a la vida de Castiel, ya sucedido en otras ocasiones, también será un tema expectante, aunque sin duda el interés estará centrado en saber qué tipo de amenaza puede ser la
presencia de Jack, el hijo del diablo. La mirada que lanzó a Sam dejó muchas dudas y puede que se trate de un ser bueno o que lleve la maldad en lo más intrínseco de sus genes.

Supernatural está protagonizada por Jared Padalecki (Sam Winchester), Jensen Ackles (Dean Winchester), Misha Collins (Castiel), Mark Pellegrino (Lucifer) y Samantha Smith (Mary Winchester), entre otros.

www.warnerchannel.com
https://www.facebook.com/WarnerChannel
@WarnerChannelLA
https://instagram.com/warnerchannella
https://www.youtube.com/user/warnerchannellatam

*Comunicado de prensa

Dejar una respuesta