Compartir

El montaje basado en la obra del alemán
Bertolt Brecht estará en temporada a partir del próximo 2 de noviembre.

Bajo la dirección de Ricardo Camacho, esta pieza adaptada por Juan Diego Arias, diseñada por Pilar Caballero y musicalizada por Víctor Hernández, cuenta cómo un grupo de soldados del ejército británico transforman al estibador Galy Gay, un hombre común y corriente, en otro hombre. En tono de comedia la obra narra no solo las vicisitudes de la guerra y sus protagonistas en una realidad que no le es ajena a nuestro país, sino que además muestra los avatares de hacer teatro y del oficio del actor.

Un hombre es un hombre comienza con el personaje que anticipa a Madre Coraje, laviuda Begbick, que, como una maestra de ceremonias, da la bienvenida a la obra de teatro. La acompaña un coro de soldados. Luego sucede la acción principal: tres soldados pierden a su cuarto hombre por robar una pagoda, se encuentran con Galy Gayy deciden transformarlo en el soldado restante para ir a la guerra. Pero para convertirlo, los soldados deben montar otra representación teatral: el negocio de un elefante falso. Es una obra que contiene dentro de sí otras obras de teatro: como una matrioska.

Es una comedia que, a partir de recursos como caídas, golpes y burlas, llama a la reflexión. “Algo parecido hizo Charles Chaplin en películas como Tiempos modernos: divertía a la vez que hacía una crítica feroz a la sociedad capitalista. Él conoció a Brecht cuando el dramaturgo vivió en Estados Unidos”, sostiene Arias.

La relación de la obra con Colombia es bastante clara: en ésta se critica el reclutamiento militar y las guerras. Pero Un hombre es un hombre va más allá y se pregunta por lo que pueden hacer otros hombres, o la sociedad, en un individuo. ¿Hasta dónde llega la libertad de un hombre? ¿Qué tan inmutable es la personalidad? ¿Está determinada por la sociedad en la que está envuelto? ¿Cualquiera puede convertirse en un asesino?

“La obra se pregunta por el reclutamiento militar y lo equipara con el mecanismo de compra y venta comercial. Para convertir a Galy Gay en un soldado, primero deben envolverlo en un negocio. Él, antes de probar el sabor de la sangre, no se resiste ante la posibilidad de ganar plata”, concluye Arias.

Sinopsis
​Galy Gay es un estibador irlandés que vive en Kilkoa, India, y que no sabe decir que no. Un día sale a comprar un pescado y en el camino se encuentra con tres feroces soldados británicos que perdieron a su cuarto hombre: Jimmy Jones. Ellos no pueden presentarse sin el soldado restante ante su sargento, el Quinto Sanguinario, y por eso tienen que transformar, en una noche y antes de partir a la guerra contra el Tíbet, al humilde estibador irlandés en Jimmy Jones: la nueva máquina de guerra humana.

​La viuda Begbick, dueña de la cantina del Ejército Británico, les demostrará, por medio de música, teatro y alcohol, cómo se transforma a un hombre en otro hombre.

Jeyner Gómez -> Julie Cuéllar
Diego Barragán -> Juan Sebastián Rincón
Fabián Velandia -> Ricardo Sánchez
Cristian Bustos -> Alejandra Guarín
Germán Naranjo -> Simón Arciniegas
Luis Carlos Castro -> Gabriel Márquez
Sergio Herreño -> Juan Camilo González

Juan Diego Arias. Versión. 
Literato de la Universidad de los Andes. Hizo un diplomado en Estudios Cinematográficos, con énfasis en Guion, en la Escuela de Cine y Televisión de la Academia de Artes Escénicas (FAMU) de Praga. Subdirector Artístico de la Fundación Teatro Libre. Profesor de Historia del Teatro y del Laboratorio de Dramaturgia en el Departamento de Arte Dramático de la Universidad Central en convenio con el Teatro Libre. Para el Teatro Libre escribió los textos de Complacencias musicales, la versión de Un hombre es un hombre y de En este pueblo no hay ladrones y la obra original Ascuas y azufre.

Pilar Caballero (1940 – 2016). Diseño.
Estudió Bellas Artes en la Universidad de los Andes —en cuyo grupo teatral actuó en varias obras—, en la Escuela de Artes Plásticas de Río de Janeiro y en la Academia de Arte de Roma. Ha participado en exposiciones colectivas desde 1964 e individuales desde 1971, en diversas galerías, museos y eventos nacionales e internacionales. Para el Teatro Libre diseñó el vestuario de La balada del café triste, Panorama desde el puente (coproducción con el Teatro Nacional), El pequeño Malcolm y su lucha contra los eunucos (Colcultura), Un muro en el jardín, Macbeth, Un fénix demasiado frecuente, Entretelones, y la escenografía y el vestuario de El rey se muere, El burlador de Sevilla, La Orestiada, Se arrienda pieza, La fascinación sagrada, El encargado, Las preciosas ridículas, Madre Coraje, Crimen y castigo, Los demonios, Las convulsiones, El burgués gentilhombre, Marat/Sade, El nombre, Complacencias musicales y Un hombre es un hombre. Murió en 2016, luego de publicar el libro Pilar Caballero: Diseños para teatro con fotografías, maquetas y dibujos de sus principales escenografías y vestuarios.

Ricardo Camacho. Dirección.
Fundador del Teatro Libre y su actual Director Artístico. Ha dirigido obras de Antón Chéjov, Ann Jellicoe, Peter Weiss, Bertolt Brecht, Jairo Aníbal Niño, William Shakespeare, Ramón del Valle-Inclán, Arthur Miller, Edward Albee, Athol Fugard, Eduardo Camacho, Tirso de Molina, Milan Kundera, Piedad Bonnett, Nikolái Gógol, Gabriel García Márquez, Esquilo, Harold Pinter, Molière, Jon Fosse, entre otros.

Víctor Hernández. Composición y dirección musical.
Estudió Composición de Música Contemporánea en la Universidad de los Andes. Para el Teatro Libre compuso la música de La Orestiada, Que muerde el aire afuera, American Blues, Arthur el niño, Los tres pelos del diablo, Tránsito, El gato con botas, La Odisea, Los hermanos Karamazov, Los demonios, Divinas palabras, Las convulsiones, Marat/Sade, Salomé, El pobre Bertolt Brecht, De las flores del mal y otras hierbas, El demonio de Dojoji, La comedia de las equivocaciones y Un hombre es un hombre e hizo la selección musical y el sonido para Complacencias musicales. Para la Escuela del Teatro Libre y el Departamento de Arte Dramático de la Universidad Central en convenio con el Teatro Libre compuso la música de Penas y Cadenas, Volpone, Amor y eternas soledades, Manuelita la Libertadora, La tempestad, El demonio de Dojoji, Lazarillo de Tormes, La carátula y Narices rojas. También hizo música incidental para televisión, danza contemporánea y el Cirque de l’Air.
*Comunicado de prensa

Dejar una respuesta