Compartir

El proyecto artístico instalado por el colombiano Christian Abusaid, pretende crear conciencia sobre el número de víctimas afectadas por conducir bajo los efectos del alcohol en Colombia.

El pasado martes 30 de octubre se desarrolló en pleno corazón de la zona T, al norte de Bogotá la intervención artística denominada “887” como un homenaje al número de víctimas en Colombia por conducir bajo los efectos del alcohol y así  visibilizar la cantidad de siniestros de tránsito ocurridos en el país durante el año 2017 y crear conciencia de la responsabilidad que tenemos todos con el cuidado de la vida al movernos.

“Esta es una acción de duelo,  para que aprendamos a ser responsables, muchos nos sentimos muy fuertes y creemos que al conducir con tragos en la cabeza, nada malo nos va a pasar y no medimos las consecuencias de lo que podemos hacer a otros o a nosotros mismos” aseguró Christian Abusaid, autor de la obra.

La producción de la obra se desarrolló desde agosto de este año está compuesta por  887 bolas  negras y blancas que simbolizan cada una de los incidentes de tránsito en el país por causa de los conductores que conducen en estado de embriaguez.

“Esta obra simboliza a las 887 víctimas por incidentes de tránsito en Colombia, elegí una nube porque ellas vienen y van, se dibujan y se desdibujan, es una metáfora que hace alusión a lo frágil que es la vida y en cómo puede cambiar en cualquier momento por cometer el error de tomarse unos tragos y salir a manejar”, puntualizó Abusaid.

Según cifras del estudio del Observatorio Nacional de Seguridad Vial sobre alcohol y conducción, en el país se registraron 2.777 siniestros viales durante el 2017, todos asociados al consumo de licor, de estos el 71% reportan al menos una víctima. Además, en el estudio sobresale el número de reincidentes  en esta conducta, infractores hasta con 5 comparendos por conducir en estado de embriaguez pese a las sanciones tan altas que estipula la ley 1606 de 2013, hasta $ 37,499,040.

Finalmente, el estudio evidenció que entre las ciudades que presentaron mayor índice de siniestralidad relacionada con conducción en estado de embriaguez se encuentran Bogotá, Pasto, Cali, Bucaramanga, Villavicencio y Pereira.

A partir de las anteriores cifras, parece que las personas siguen subestimando las consecuencias adversas de beber y conducir.

*Comunicado de prensa

Dejar una respuesta