Compartir

Para Alanna de la Rossa la actuación no es ningún juego, para la pequeña actriz su profesión lo es todo, y por ello, la ejerce con respeto, disciplina y mucha preparación. A pesar de su corta edad, Alanna es considerada, por diferentes directores de casting, series de televisión y cine, como la actriz infantil más importante del momento en Colombia.

Con tan sólo diez años de edad, Alanna ha participado en más de 20 comerciales de televisión, modelado para importantes marcas de ropa y diseñadores nacionales e internacionales, ha interpretado personajes principales y secundarios para series de televisión y, recientemente, hizo parte del elenco de una reconocida película internacional.

Dentro de su hoja de vida, se incluye la actuación que realizó para Sin Senos Sí Hay Paraiso, temporada 1, en donde interpretó a Catalina cuando pequeña, y en la misma serie, pero para la siguiente temporada le dio vida a la diabla niña. Así mismo, durante este año, Alanna estuvo en el reparto de Garzón Vive, representando a la pequeña hija de Cesar Gaviria, y en la serie Paraiso Travel le dio vida a Reina en su niñez.

Su gran versatilidad y talento también le han dado la posibilidad de estar en las series El Bronx, Francisco el Matemático Clase 2017, Noobes de Nickelodeon; en los programas Raro pero Cierto de NatGeo Kids Latinoamérica y Tacho Pistacho en donde es una de las presentadoras, experta en moda, redes sociales influencer, defensora de los animales y ecologista.

Sin embargo, una de sus grandes oportunidades llego a comienzos del 2018 cuando fue convocada para actuar en la película dirigida por Alejandro Monteverde y producida por el mexicano Eduardo Verástegui, quienes adaptaron la historia real del rescate de 127 niños víctimas de explotación sexual en Colombia. Alanna no sólo interpretó a una de las niñas raptadas sino que también tuvo la oportunidad de ser la doble de la protagonista, lo cual le permitió compartir con el actor estadounidense Jim Caviezel, recordado por su papel en la película La Pasión de Cristo, y con la actriz ganadora del Óscar, Mira Sorvino.

Entre sets de grabación y el colegio
A pesar de sus múltiples obligaciones profesionales, Alanna de la Rossa y sus padres han logrado mantener un equilibrio en su vida personal. Al contrario de varios actores infantiles, Alanna asiste a un colegio regular y comparte sin ningún problema con todos sus compañeros de estudio.

Sus directivas la apoyan y le brindan la oportunidad de ser flexibles con sus horarios de estudio, cuenta con tutores externos que le refuerzan temas vistos en clase. Para su fortuna, Alanna cuenta con un coeficiente intelectual superior a cualquier niño de su edad y esto le ha permitido estar al día con todas sus obligaciones como estudiante.

Para sorpresa de muchos, Alanna también realiza actividades extracurriculares, aprendió a tocar piano empíricamente, canta y hace parte de una banda de rock en su colegio, y tiene tiempo para hacer videos para su canal de Youtube.

Sin embargo ella dice que “La actuación para mi lo es todo, es a lo que siempre me voy a querer dedicar. Para mi no es una imposición. Me nace actuar, aprenderme libretos y poder estar en un set de grabación. Sueño con un premio Oscar y sé que con dedicación me lo voy a poder ganar algún día”.

*Comunicado de prensa

Dejar una respuesta