Inicio Colombia UNA CASA PARA WILFRAN

UNA CASA PARA WILFRAN

151
0

La tecnología moderna sí que tiene el poder de visibilizar hechos que de otra manera terminarían durmiendo el sueño del anonimato. Esto sucedió con Wilfran Smith Montaño un día en que pedaleaba en una pequeña bicicleta sin neumáticos. Fernando Pinilla, un vecino grabó el video en su celular y lo compartió como quien suelta una paloma mensajera. Internet hizo su magia y la historia se hizo viral llamando la atención de muchas personas vinculadas con el deporte del pedal. Por supuesto, lo primero que recibió fue una bicicleta nueva y también la atención de muchas personas que tenían el poder y la capacidad de ayudarlo aún más. Así sucedió. Finalizando el año 2020, la Gobernación de Cundinamarca a través de su secretaría de Minas, Energía y Gas, llevó por primera vez la energía eléctrica a este hogar construido en medio de una extrema precariedad. La casa se levanta sobre un piso de tierra y sus paredes son de madera con parches de zinc y plástico que procuran mantener a raya el frío del páramo que se quiere colar por las rendijas. Las paredes interiores son apenas cortinas y aunque cuentan con algún suministro de agua, no tienen baño y la ducha no es más que un rincón para bañarse “a totumadas» y donde se teme a la amenaza de tener que ir a pagar los pecados recibiendo un baldado de agua fría como el hielo.

María, madre soltera y dueña de una determinación sin límites, vive con sus cuatro hijos menores: Wilfran de 11 años, Hanna de 13, Heidy de 9 y Marilyn de 3. Una quinta hija de 18 años vive en Bogotá y estudia para ser auxiliar de vuelo.

Cuando conocimos el caso en la Fundación Pedalazos Que Construyen sentimos una conexión que nos llevó a interesarnos y a pensar en la posibilidad de gestionar una casa para ellos en colaboración con Un Techo para Colombia, nuestro aliado estratégico desde hace 10 años. Con este objetivo visitamos a la familia con el fin de conocer de cerca su realidad y evaluar la factibilidad de realizar la construcción de una casa prefabricada de 36 m2 con su respectiva placa de cimentación. Después de pasar varias horas compartiendo con ellos hemos sentido el corazón recargado de alegría por sus enormes lecciones de vida. Son felices en medio de sus carencias porque saben valorar lo realmente esencial. María no pierde oportunidad para capacitarse y hacer cursos cortos que aplica inmediatamente en su vida diaria. Los niños son alegres y respetuosos. Tienen sueños de ser personas valiosas para la sociedad y no parecen contaminados por los males de la vida moderna en las ciudades donde la carrera interminable por acumular cosas materiales nos aleja de la felicidad y nos mantiene en permanente frustración.

Hemos concluido que vale la pena hacer los esfuerzos necesarios para conseguir los fondos para construir la que llamaremos “La casa de Wilfran” e iremos a construirla con nuestras propias manos y las de nuestros voluntarios como siempre. El análisis técnico indica que el costo total es cercano a los 40 millones de pesos los cuales incluyen administración, mano de obra, materiales y transporte, baldosa de piso, afinado de piso, pañete, estuco y pintura en paredes interiores, instalación de sanitario y ducha, red eléctrica, red hidráulica y sanitaria, lavamanos, mesón de cocina, enchapados, puertas y ventanas metálicas. La Fundación Pedalazos Que Construyen desarrolla su labor con la simple y única intención de cambiar vidas positivamente a través de la práctica del ciclismo recreativo. No busca réditos políticos ni comerciales y su actividad está regida por un código de ética que aplicamos orgullosamente en todas nuestras actuaciones. Si usted, amigo lector/ciclista/deportista/ciudadano-, ha llegado hasta este punto de la lectura, quizás quiera acompañarnos en la materialización de este esfuerzo con su aporte. Hazlo ahora, lo necesitamos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here